"El 19 de enero del 2018 me dieron una inyección para el lumbago, un dolor de espalda del que había sufrido continuamente desde hace 25 años. Tenía mis dudas, no sabía si iba a funcionar, pero pensé que era la mejor opción que tenía para aliviar este dolor continuo.

Cuando aprendí que menos del 5% de las cirugías terminan con éxito, decidí que esto era la mejor opción. Unas 6 u 8 semanas después de la inyección, empecé a sentir un alivio fuerte del dolor que sufría. Un tiempo mas y vi que podía estar parado mas tiempo y moverme con la seguridad de saber que el dolor no me iba a detener mas.

Si tuviera que ponerle un número al alivio que siento, diría que la mejoría fue de entre 80 y 85%. Les quiero agradecer a todos ustedes por darme esta oportunidad de mejorar mi salud y bienestar."
- Jay S.