"Yo he sufrido toda mi vida de dolor crónico debido a una enfermedad autoinmune. No ayudaban los medicamentos tradicionales con receta, tampoco me podían ayudar los cirujanos y estaba deprimido. Cuando el Dr. Hoder me contó sobre la terapia celular, me di cuenta de que a lo mejor esto era una oportunidad para mejorar mi calidad de vida y aliviar este dolor constante y debilitante usando células madre. Me sentía optimista, aunque con cierta cautela, porque me habían dicho una y otra vez que no había mas que aceptar tener que vivir con este dolor, pero le di un chance y estoy muy feliz de haberlo hecho. La terapia celular lo recomendaría 100 % a cualquier persona que esté viviendo con dolor crónico. Me ayudó reducir la inflamación y el dolor debido al artritis reumatoidea, tanto que ya no tengo que tomar ni antiinflamatorios ni analgésicos. Esto combinado con un cuidado quiropráctico regular me ha mejorado radicalmente la calidad de vida y pienso que todos se merecen vivir y sentirse como hago yo ahora gracias a este increíble tratamiento."
-Allison J.

Dr. MarksonComment