“Yo descubrí la terapia celular porque tenía mucho dolor. No podía ni caminar y el dolor no paraba nunca. Tenía que probar algo, cualquier cosa, porque me estaba tomando analgésicos cada 4 horas.

Desde que empecé con la terapia celular, no he tenido que tomarme ni un analgésico durante 5 semanas y me siento mucho mejor. El dolor se me ha ido del todo. Vale la pena asistir a una clase para aprender sobre los diferentes tipos que hay.”

-Anonymous

Read More

“Antes de leer sobre la terapia celular, yo pensé que necesitaba prótesis de ambas rodillas y eso me daba mucho pánico. Indagando en la terapia celular, me topé con Markson Chiropractic y fui a un seminario. Los datos que presentaron me convencieron de que podría ser una buena opción para mí.

Desde que empecé con la terapia celular en el Markson, me siento cada día mejor y ahora puedo hacer cosas que antes no podía. Estoy entusiasmada por ver cómo sigo mejorando.”

- Sylvia M.

Read More

“Yo siempre era una persona activa que iba al gimnasio tanto para manejar el estrés como para mejorar el rendimiento deportivo. Entonces una de las cosas que mas le tenía terror era cualquier lesión que me quitara esa herramienta. Hace 2 años me dio epicondilitis aguda. Probé la terapia física, la acupuntura, descansar, pero no había forma de que se me curara. Por suerte me enteré de la terapia celular en la consulta Markson Chiropractic. Me dieron una serie de inyecciones en el codo y quedé sorprendido de lo tanto que mejoré. Después de unos meses pude volver a usar los pesos en el gimnasio y jugar tenis casi sin problema. Con el equipo me sentí como en familia, desde el primer paso de hablar sobre las diferentes opciones con mucha paciencia hasta las inyecciones y luego el seguimiento. Cualquiera que esté sufriendo de epicondilitis o de una lesión parecida, hazte el favor y habla con Markson Chiropractic. ¡No te arrepentirás!”
-Mike T.

Read More

"Yo he sufrido toda mi vida de dolor crónico debido a una enfermedad autoinmune. No ayudaban los medicamentos tradicionales con receta, tampoco me podían ayudar los cirujanos y estaba deprimido. Cuando el Dr. Hoder me contó sobre la terapia celular, me di cuenta de que a lo mejor esto era una oportunidad para mejorar mi calidad de vida y aliviar este dolor constante y debilitante usando células madre. Me sentía optimista, aunque con cierta cautela, porque me habían dicho una y otra vez que no había mas que aceptar tener que vivir con este dolor, pero le di un chance y estoy muy feliz de haberlo hecho. La terapia celular lo recomendaría 100 % a cualquier persona que esté viviendo con dolor crónico. Me ayudó reducir la inflamación y el dolor debido al artritis reumatoidea, tanto que ya no tengo que tomar ni antiinflamatorios ni analgésicos. Esto combinado con un cuidado quiropráctico regular me ha mejorado radicalmente la calidad de vida y pienso que todos se merecen vivir y sentirse como hago yo ahora gracias a este increíble tratamiento."
-Allison J.

Read More

"El 19 de enero del 2018 me dieron una inyección para el lumbago, un dolor de espalda del que había sufrido continuamente desde hace 25 años. Tenía mis dudas, no sabía si iba a funcionar, pero pensé que era la mejor opción que tenía para aliviar este dolor continuo.

Cuando aprendí que menos del 5% de las cirugías terminan con éxito, decidí que esto era la mejor opción. Unas 6 u 8 semanas después de la inyección, empecé a sentir un alivio fuerte del dolor que sufría. Un tiempo mas y vi que podía estar parado mas tiempo y moverme con la seguridad de saber que el dolor no me iba a detener mas.

Si tuviera que ponerle un número al alivio que siento, diría que la mejoría fue de entre 80 y 85%. Les quiero agradecer a todos ustedes por darme esta oportunidad de mejorar mi salud y bienestar."
​​​​​​​- Jay S.

Read More